Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘1.6’

Americano por obligación

(prueba originalmente realizada y redactada en marzo de 2006)

Estoy pensando en comprarme un coche. Y para mí solo no necesito más que un compacto. Y, tras ver los diferentes modelos, uno de mis favoritos era este Lacetti. Lo que no sabía muy bien es si el motor 1.6 se quedaría corto o no.

Al fin estoy junto al coche. El modelo es precioso. Sí, ya sé que la valoración de la estética es personal, pero tiene una línea agradable y un diseño moderno. Aunque el color rojo sólido (que es el que probé) no es su mejor color.

Abro la puerta, me subo y cierro la puerta. Al cerrar noto un buen sonido; vamos, que no suena “a lata”, un punto a su favor. Miro y toco el salpicadero y los asientos: la tapicería tiene un tacto excelente, y el plástico superior del salpicadero es de tacto blando. Los plásticos inferiores son rígidos (como en casi todos sus rivales), lo que pasa es que al ser de color más claro parecen de peor calidad. Lo que ya no me gusta tanto es ver algunas rebabas (menos mal que están en sitios poco visibles), y que la tapa de la guantera sea tan frágil, que el cierre deje que desear y que no tenga amortiguación (se abre de golpe). Claro, con ese precio, en algún sitio hay que ahorrar. Vale, ahora regulo el asiento, pero descubro con decepción que la regulación en altura es sólo para la banqueta; me gustaría que subiera todo el asiento. Menos mal que al menos se ve el morro, no como en muchos de los coches actuales. Y el resto de los mandos tiene un tacto decente (mejor el volante que los del climatizador); no es de lo mejor del segmento, pero tampoco de lo peor: un término medio. Lo que sí me gusta es que hay muchos huecos portaobjetos.

2009-11-30 1 - En el Salón de Madrid

Me bajo, y me subo en el asiento de atrás. ¡Qué amplitud! Mis piernas ni se acercan al asiento de delante. Y altura también hay de sobra. Además, los reposacabezas y el reposabrazos también ayudan. Y las ventanillas grandes dan mucha sensación de amplitud. Lo que pasa es que el asiento va tan retrasado que junto a la cabeza va el pilar C, no la ventanilla. Pero vamos, creo que es el más amplio del segmento (quizá a lo ancho no, pero en cualquier rival tampoco es que tres personas atrás vayan muy holgadas). Me bajo, y voy al maletero. Al abrir, veo que tiene una palanca normal, que no está mal, pero ya me estaba acostumbrando a esos mandos eléctricos que se llevan ahora. Abro, y veo que los centímetros se los han llevado los pasajeros traseros. Aún así no está mal, y lleva una rueda de repuesto de verdad, lo que es de agradecer. Pero su tapizado no es tan bueno, y la bandeja trasera parece muy frágil. Además, al cerrarlo no suena tan bien como las puertas.

Y al fin consigo la llave. Arranco y… ¡qué sonido! Sonido a motor de gasolina, con poco ruido, pero ruido de ese que me encanta. Piso el embrague, cojo la palanca, y descubro su principal defecto: el tacto del cambio. Es pastoso, e impreciso: la 4ª marcha no quería entrar. Menos mal que el fantástico motor te ayuda a olvidarte un poco de lo demás. Un motor con un sonido fantástico, que se estira muy bien, que sube rápido de vueltas… vamos, una delicia. Las prestaciones son muy buenas, seguro que el contenido peso ayuda lo suyo. Pero llego a una rotonda un poco rápido… ¡y qué inclinaciones! La suspensión no me había parecido tan blanda, pero ahí vi que sí que lo era. Y también vi que las ruedas no agarraban mucho, y que el coche es muy subvirador: se me empezó a ir de morro, a irse, a irse, y casi me llevo un cono (había obras). Una pena, porque el motor te invita a ir mucho más rápido que el bastidor.

Ya de vuelta, veo precio y equipamiento. Lleva casi de todo: climatizador, ABS, 4 airbags, cargador de 6 CDs, control de tracción, llantas de aleación, faros antiniebla, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, etc. Le faltan algunas cosillas, algunas importantes: no puede llevar airbag de cortina, ni control de estabilidad, ni control de crucero. Pero vaya precio de derribo: 15850 €, descuentos aparte. Vamos, que por dos “kilos” y medio de los de antes te llevas un segmento medio con mucho equipamiento. Y si no se vende más, es porque no hay motores diesel, que ahora son el 70% del mercado. Seguro que cuando a finales de año monte el 1.9 de 120 CV las cosas cambian.

2009-11-30 2 - En el Salón de Madrid

Si recuerdas, empecé diciendo que uno de mis favoritos para la compra era el Lacetti. Y tenía la duda de si el 1.6 se quedaría corto y merecería la pena el 1.8. Ahora, visto lo visto, creo que no, porque el bastidor es para ir no muy rápido, con lo que el 1.6 será suficiente, que además es muy buen motor y tiene buenas prestaciones. A lo mejor se soluciona con unos amortiguadores más rígidos y unas ruedas mejores… Pero tal y como está, para conductores tranquilos.

Conclusión:
LO MEJOR: Habitabilidad, precio.
LO PEOR: Tacto del cambio, inclinaciones de la carrocería.

Galería completa de imágenes aquí. (Nota: las fotos no corresponden al modelo probado).

Read Full Post »